Desmontando a Globby…

Disturbing presence. Remedios Varo, 1959

Disturbing presence. Remedios Varo, 1959

¿Quiénes son estos guardianes? Soldados liberados, hombres sin instrucción, sin inteligencia de su función… (Vigilar y castigar, Michel Foucault)

A algunos, cuando mencionan u oyen la palabra ‘Globalización’, se les hace el culo pepsicola. Sin embargo, para otros, no es una palabra rotunda, hay que explicarla. Se entiende a la segunda, a la tercera… Algunos no la han entendido todavía. Rotundas son ‘Dominio’, ‘Tortura’, ‘Dictadura’, ‘Esclavitud”, ‘Desigualdad’… Pues a todas esas engloba Globby, además de algunas acepciones formadas por más de una palabra, como ‘deterioro de la educación’, ‘precariedad del empleo’, ‘persecución de la disidencia’, ‘desaparición del periodismo’… ¿Le suenan? Es que Globby está ya muy integrada

Porque Globby todo lo quiere acaparar, que nada quede fuera de mi influencia, dice –ufana- jactándose de su poderío

Globby está entrando en nuestras vidas pasito a pasito; sin alharacas ni propaganda; cubriéndolo todo bajo su manto, infiltrándose igual que se cuela a través del hormigón el electro, su arma definitiva.

Nadie me ha contado esto. No lo he leído en ese periódico afamado. No me lo ha explicado un profesor glamuroso. No es la confidencia de un infiltrado. No lo he visto en una película basada en casos reales. No he descubierto los papeles de un topo…

A mi pesar, yo me he convertido en periodista; en confidente infiltrada; en la protagonista del caso real; en el gran topo, la fuente…

Nada sabía de globalización, del Club Bilderberg, de electromagnetismo. Poco me preocupaban los servicios secretos, los cuerpos de seguridad del estado. Nada sospechaba de todo esto. Las distopías eran cosa del futuro, creía yo.

Mi blog refleja esa evolución. No tenía grandes pretensiones al respecto. Escribir un poco, verlo ahí… Pero su afán de protagonismo, de ensayar el arbitrio que les ha sido conferido, probar sus armas secretas, sus contactos y acuerdos, su experimentación del poder absoluto, me han conducido a un mundo insospechado,

«inadvertido en la lucha diaria de la mayor parte de la humanidad… un lugar inmundo de duplicidad, mentiras, dobles sentidos, insinuaciones, chantaje y sobornos… surrealista… un universo tan perverso y malvado que me ha dejado una marca indeleble en el alma… La palabra clave es Control… Y la clave de su control es la clandestinidad » (Daniel Estulin La historia definitiva de El Club Bilderberg)

Porque ese es el  primer éxito de Globby, y tal vez el más importante, el esencial, interconectar todas las fuerzas que se ocupan de la seguridad, sin concesiones ni condiciones. Crear una maquinaria con el engranaje de destrucción a punto para neutralizar las “molestias”. Porque Globby es delicada, le gusta moverse cómoda en su hacienda, como quien protesta ante una inoportuna mosca en el jardín a la hora del aperitivo y ordena al mayordomo pulverizar el veneno que aparte al insecto. Implacable eficacia ante quien ose poner en peligro la tranquilidad de Globby, su avance inexorable. No le toquéis las pelotas a Globby, pelmazos. No tenemos tiempo para huelgas, asambleas, estatutos. El bienestar es caro y da mucho trabajo, bien lo saben nuestros servidores, y nosotros, que lo disfrutamos. Por eso hemos encargado a nuestros espías que se ocupen de la gente protestona, que redacta reclamaciones, que se manifiesta, que va a la huelga… Por ahora están en grado de entrenamiento. No el suyo, porque ya se las saben todas, sino el de la gente. Están probando, antes de hacerlo extensivo a la totalidad…

Otro de los triunfos del silente camino de Globby es el periodismo. Los defensores de Globby, llamados por algunos, ‘los mercados’, han comprado las acciones de los principales medios de masas, y les dicen a los periodistas como tienen que hacer su trabajo, les seleccionan los temas a tratar y los que son tabú; les han enseñado a hablar para no decir nada. Los famosos también hacen de periodista y, de vez en cuando, “pillan” a alguno diciendo una frasecita descontextualizada, que es como un eslogan publicitario para Globby. Anda, que no sabe ná.

Uno de los mayores logros de Globby es con los médicos. A los médicos les hablas de armas electromagnéticas y ninguno sabe nada. Es que ni por las películas. Es como si les hablases de burros volando. Su ignorancia es supina. En los primeros médicos consultados era un poco menos clamoroso este síndrome, pero, poco a poco, el virus latente ha ido cobrando vida para dotar a los galenos de esa ignorancia perniciosa. Cuentan las malas lenguas que, cuando alguien les insinúa haber sido atacado por esas armas, enseguida lo mandan al psiquiatra. Así, como si se les explotaran los plomos. Lo oyen y salta el automático: psiquiatra, psiquiatra, dicen deseando que se los trague la tierra, aunque lleven poco menos de cinco minutos de charla con el paciente al que acaban de conocer. Bueno, la de médico es una profesión distinguida, pero no dejan de ser empleados. Y los empleados deben ser obedientes.

¿Sería ese el mecanismo que llevaba a los médicos de Nunca me abandones a sacar las entrañas de unos jóvenes –así, a la brava- para implantárselas a otros pacientes más privilegiados? Porque en esa obra de Ishiguro, de la que ya hice un comentario, esos pobres donantes profesionales sanos no tienen instancias ante las que rebelarse. Ni siquiera se habla de rebelión en esa obra. Tampoco se dice una sola palabra de los médicos, cuyo concurso es indispensable para llevar a cabo el atropello de joderles la vida a unos jóvenes para que otros, tal vez menos jóvenes pero más afortunados, la prolonguen. No habla Ishiguro de médicos, no habla de Hipócrates, no habla de insurrección ante la gran injusticia. Tampoco aparecen periódicos, ni periodistas. Ni espías, aunque se adivine su eficaz trabajo de eliminar los cauces de la denuncia. Muchas cosas desaparece Ishiguro, lo mismo que Globby. Porque en esta Globby actual, candente, los grandes medios no hablan de individuos-objetivo, no se canalizan sus denuncias, los médicos no conocen las dañinas e invisibles armas electromagnéticas. Porque si alguno las sufre, parece que tiene que soportarlo. La distopía de Ishiguro no es futurista, es una crónica de la actualidad. Prescinda de los detalles y céntrese en la esencia: es lo que te ha tocado y te aguantas. El sistema es así. Y eso es lo que nos importa.

PUBLICIDAD

Sin paredes. Diario de un target

Parte I. Cuidado con la pared (En proceso)

Parte II: Curso de Electricidad

Parte III: Guerrillera en maquis

Parte IV: Y sin embargo, se ríe…

******

Nunca me abandones -o- La erradicación de la rebeldía

Fin, Wilhelm Kotarbinski

Fin, Wilhelm Kotarbinski

Hailsham es un centro experimental para futuros donantes. Niños que han sido clonados de otras personas, supuestamente marginados, con la finalidad de que, al llegar a adultos, cedan sus órganos vitales a las personas “normales”. No se puede ser más esclavo

Hailsham es experimental porque es mejor que otros anteriores que existían, aunque con la misma finalidad. Unas señoras influyentes se empeñaron en dicho experimento, para humanizarlo un poco. En Hailsham los alumnos reciben un trato y una educación esmerada, en la que pueden desarrollar sus aptitudes artísticas e intelectuales, y allí, tienen la posibilidad de ser felices hasta que les llegue la hora de empezar a cumplir su destino, si bien nunca se les informa claramente del mismo.

Después son sometidos a su primera donación, luego la segunda… hasta llegar a la cuarta, en la que “completan” y se extinguen. Cuando empieza su carrera donadora van perdiendo vitalidad, se debilitan…

«…Pero Ruth parecía realmente descompuesta, y no se

movió. Y fue entonces, al verla allí de pie, al ver cómo

sus hombros subían y bajaban con la respiración, cuando

Tommy pareció al fin caer en la cuenta de lo débil que

estaba Ruth…» (*)

Como alegoría de la explotación del hombre por el hombre no es ninguna novedad. Lo que me parece más llamativo es la aceptación de estos donantes. Su exquisita educación les ha permitido desarrollar su inteligencia y son capaces de reflexiones elaboradas. Pero a pesar de eso, en ningún momento del libro aparece ni siquiera un atisbo de rebelión. El mundo es así, somos donantes. Sólo nos queda aceptar

No existe ningún cauce que les permita intentar siquiera cambiar su destino

«¿No te has preguntado nunca qué habría pasado si lo

hubieras intentado?

—¿Cómo iba a intentarlo? —La voz de Ruth era

apenas audible—. No era más que un sueño. Eso es todo…

—Tommy tiene razón. Tendrías que haberlo

intentado. Luego podrías ver un cartel como éste y

recordar que fue eso lo que un día quisiste hacer, y que al

menos indagaste a fondo para ver si era factible.

—¿Cómo iba a poder indagarlo?

Por primera vez, la voz de Ruth se había endurecido,

pero luego dejó escapar un suspiro y volvió a agachar la

mirada. Y Tommy dijo:

No hacías más que hablar como si creyeras tener

derecho a un proceso especial. En mi opinión, podrías

haberlo conseguido. Podrías haberlo preguntado, al

menos.

—De acuerdo —dijo Ruth—. Decís que tendría que

haber estudiado a fondo la posibilidad de hacerlo.

¿Cómo? ¿Adónde habría tenido que acudir? No había

forma alguna de hacerlo…»

Se puede entrever un reproche a las aspiraciones de Ruth, de cambiar su destino y ser una persona “normal”, como si la rebeldía estuviera mal vista

«como si creyeras tener derecho a un proceso especial»

En ningún momento del libro se habla de autoritarismo, despotismo, tiranía. Pero están implícitos, porque el autoritarismo es total, ya que es impensable la rebelión, e imposibles las alternativas.

De nuevo un escritor ve más allá. Menciona algunos símbolos en lugares oscuros de la casa de la señora, claramente una representación del poder,

«Intenté ver lo que había a su espalda, pero era todo oscuridad… (aunque distinguieron) una extraña ave, parecida a un búho, que te miraba fijamente…»

a la que va a ver la pareja protagonista esperando que les concedan un aplazamiento de unos tres años antes de la última donación del chico. Pero lo del aplazamiento sólo había sido un rumor esperanzador. Nunca les informaban de lo que les concernía.

Se atrevieron a pedir, con todos los respetos, en modo alguno a exigir, que algunos de sus más elementales derechos humanos fueran respetados. Pedid, y no se os dará. Da igual a quien acudáis, nada obtendréis. Sólo esperar la cuarta donación y “completar”.

Tampoco los atacados con armas electromagnéticas pueden esperar ayuda.

«¿Cómo? ¿Adónde habría tenido que acudir? No había

forma alguna de hacerlo…»

Me gusta especialmente la manera de narrar de Ishiguro, a través de Cathy, una de las protagonistas. Cómo serpentea por los recovecos psicológicos para explicar la relación con sus compañeros y amigos, lo convincente que resulta. Esta distopía de esclavos creados en laboratorio para servir a los amos, es una sociedad abundante en sugerencias y paralelismos con lo que observo a diario.

Porque me parece que algunos -como los donantes de Ishiguro- son sacrificados y acallados,  para que los “normales” de aquí tarden más en percibir toda la anormalidad, el endurecimiento oscuro del que hablan los de la marea blanca. Tal vez esperan que el endurecimiento se vuelva claro y blanco, como su marea. Tal vez, lo que esperan los espías, sea que los sacrificados y acallados acaten todo sin rechistar, como los de Ishiguro ¿Qué les habían hecho a los donantes de Nunca me abandones para que no se rebelaran contra ese atropello?

Tal vez sea sólo otra de las sugerencias de Ishiguro, un mundo distópico en el que a los perjudicados ni siquiera se les ocurre protestar, en el que ni se contempla la oposición. Como los espías que intrigan sin cesar para que así sea. Como si ya fuera un mundo post-electro

Como un NOM, un nuevo orden mundial. Un orden en el que ningún disidente tendrá un lugar al que huir de las injusticias, un mundo totalitario, en el que ya no quedarán “islas para naufragar”. En el que podrían crear seres humanos para donantes y ni se les ocurriría protestar. Porque globalización y democracia son incompatibles. Lo ha dicho Le monde diplomatic en español. Yo lo ratifico, porque lo compruebo todos los días.

******

Artículo que forma parte de Sin paredes III y IV ©KolordeCítara

Globalización versus Democracia. Dicen

Globalización y democracia? Imposible convivencia...

¿Globalización y Democracia?
Divorcio seguro. Lo siento, pero esa pareja es incompatible
Sin título, Zdzdislav Beksinski

En Le Monde diplomatique en español dicen que globalización económico-financiera y democracia son incompatibles. Sí, no es por nada pero ya me había fijado. Creo que se podría quitar lo de económica y financiera, puesto que la globalización va de eso, principalmente, lo demás son efectos colaterales.

No volveremos a la situación anterior a la globalización”, dice Merkel.

Incompatibles. Y no volveremos a la situación anterior. Si son incompatibles no habrá democracia; si no hay democracia hay dictadura. Y una dictadura nunca viene sola. Trae una cohorte de acompañantes: doña Corrupcion, Don Cacique, Don Déspota… Y allá abajo el pueblo esclavo, ignorante y obediente. La globa loba así lo exige. El sacrificio, la inmolación, la sangre de la víctima. No volveremos atrás. Lo ha dicho Merkel, que debe saber mucho.

Vi un reportaje sobre una cárcel de EEUU. Había allí un alcaide que obligaba a los reclusos a llevar ropa interior -calzoncillos y calcetines- rosa. Lo hacía porque sabía que odiaban ese color.

Puafff!!! Los hay capullos, en manojo y alcaides

-Es que esto no es un hotel

Estaban en el desierto, en tiendas, con temperaturas entre cuarenta y cincuenta grados. Cuando se levantaban, a trabajar, ya estaban cansados. Ellos también. Pero parece que esas cárceles de Finlandia, Dinamarca, Suecia… quedarán cada vez más lejos. No volveremos a la cárcel humana. No volveremos a la situación anterior a la globalización. Es que lo ha dicho Merkel…

Pero quién le iba a decir a tu paisano Hitler, cuando saludaba desde su tribuna a aquella sincronizadísima y esforzada tropa que desfilaba ante los vítores entusiastas de la multitud anestesiada que ese esplendor algún día iba a terminar. Tal vez tú -como él- no vuelvas, Merkel, pero puede que vengan otros, y lo hagan.

En otro escrito mío que tengo por ahí, otro día lo buscaré, decía que, en el bulling, estaban los líderes malos, esos a los que verdaderamente les gusta acosar, y los manipulados. Y luego añadía que eso era lo que me parecía al principio, pero que, realmente, pensar que estaban manipulados era hacerles un favor. Lo cierto es que les resulta más cómodo unirse a los líderes que ser un héroe y pagar las consecuencias. Es duro, pero se llama falta de integridad. La integridad es una entelequia. Andan por ahí como locos, los privilegiados del star system, tirando su integridad a la basura. Repiten incansables, como si fuera de cosecha propia, ideas, e incluso palabras, que convienen, que promulgan y que premian los del otro system. Ese que se va colando de rondón sin que nadie se percate de cómo ha sido. Luego les ves, engalanados, yendo a recoger sus merecidas prebendas, por haberse portado bien, ya que el que olvida la integridad a beneficio del system se lo merece todo.

Y dicen las “buenas gentes”, ante los casos de acoso organizado “Pero ¿Cómo se van a poner tantas personas de acuerdo…? Qué complicado ¿No?”

-Bueno, lo difícil para ellos es no ponerse de acuerdo, porque están muy compenetrados, prácticamente sincronizados, como los soldaditos. ¿Será la globa…? Globalización, globa, loba… Coordinado, organizado, previsto, planificado… De eso se trata, de que no quede nada fuera de su control. Como una manada, Como una colonia de hormigas, donde no importa el individuo, sino la comunidad.

También recuerdo otro de mis artículos, en el que decía que Bob Dylan, el antaño pacifista, pedía armas que lo protegiesen en sus conciertos. Eso debió gustar a los protectores. Cuando le dieron el Nobel de Literatura me acordé de aquello, porque es un grande y me encanta ¿Pero el Nobel de Literatura?

Todos esos “visionarios” que escribieron libros y películas sobre distopías, espionajes, dominio, control, igualamiento de los comportamientos, normas, pastillas, el hombre como pieza del engranaje… no soñaron ni imaginaron nada. Con su extraordinaria capacidad de observación y análisis describieron lo que veían en términos de ficción, para evitar censuras, probablemente.

No, no es compatible globalización y democracia ¿Quién más lo tiene que decir? ¿Cuántos periódicos algo independientes o libros tienen que advertirlo para que todos se den cuenta de la que se avecina? ¿Cómo de precario tiene que llegar a ser el empleo, cómo de mal pagado, para que el mundo se entere del infierno al que se dirige? ¿Cuántos jóvenes preparados tendrán que estar en el paro? ¿Cuántos jóvenes entre diecinueve y treinta y cuatro años tendrán que estar en niveles de pobreza? Niveles de pobreza enmascarados por la convivencia forzada -incluso a los cuarenta- con sus padres, más afortunados en la cuestión del empleo, cobertura que ellos no podrán dar a sus propios hijos, si es que los tienen ¿Cuántos Facebook y Twitter serán necesarios para entontecer a la población, llenando de nubes el bosque en el que ellos permanecen en el silencio y la oscuridad, trazando la vida miserable de los esclavos que van a crear?

Otra mujer, considerada gran periodista, prologando a Daniel Estulin, dice: «Lleva en la mochila (Estulin) lo que hoy todavía no puede ser noticia, pero mañana será estremecimiento…» (Pilar Urbano)

Pero el estremecimiento de mañana ya está aquí. Como la vibración de los electros, que estremece la tierra. La terra trema

No conozco el mundo a través de lo que dicen ciertos medios, sino a través de lo que se callan. Es como cuando quitas la molesta cáscara de algunos frutos secos y te comes lo que permanece bien protegido en el interior, lo cual, acompañado de la bebida adecuada, puede convertirse en un plato gourmet. Pero eso, como la gastronomía, es una educación, la que ayer reclamaban los alumnos, rechazando esa LOMCE para ricos…

©KolordeCítara. Adaptación para el blog de mi Sin paredes, partes III y IV

CÍTARAS XII. Totalitarismo neo-feudal, Espías, Armas electromagnéticas, Operaciones clandestinas, Control de la población…

Los "sin título" de Zdzislaw Beksinski

Zdzislaw Beksinski

¿Se ha preguntado alguna vez por qué estas personas célebres -yo diría que justamente célebres- dicen lo que recojo a continuación? ¿Qué han visto, oído, observado… qué casos conocen, qué les han hecho… para decir lo que dicen? Vamos, decídase, deje de sentir un rato, como recomiendan los que manejan los medios. Déjelo un poco, luego lo cogerá con más ganas, no se preocupe. Además, no son incompatibles pensamiento y sentimiento. De hecho son una pareja encantadora, y se complementan a la perfección, cada una en su justa dosis.

Lo que dicen, no me cabe ninguna duda, está basado en casos reales. No lo han descubierto en una bola de cristal. Pero las presiones, a veces, pueden ser mortales. Y hay que hablar en abstracto, sin dar detalles. Pero muchos, cuando están a punto de morir, o lo creen, pueden dar hasta el plano del mayor tesoro…

Incluyo también unas citas de Roberto Saviano en su libro sobre la mafia. La otra mafia ¿Qué diferencia hay? Pues que unas son más “legales” que otras.

Con las ochocientas palabras en citas que van a continuación, empiezo la Parte II de mi Sin Paredes. Añado ahora a Pilar Urbano prologando a Estulin: “Lleva en la mochila lo que hoy no puede ser noticia, pero mañana será estremecimiento…”

CÍTARAS

«Este mundo paralelo sigue pasando inadvertido en la lucha diaria de la mayor parte de la humanidad, pero, créeme, existe: un lugar inmundo de duplicidad, mentiras, dobles sentidos, insinuaciones, chantaje y sobornos. Se trata de un mundo surrealista de agentes dobles y triples, de lealtades que cambian de bando, de asesinos profesionales psicóticos, de agentes de operaciones clandestinas a los que se ha lavado el cerebro y de soldados de fortuna y mercenarios, cuya principal fuente de ingresos son las misiones secretas del gobierno más sucias y desdeñables (tanto que no pueden salir a la luz)… Cuando me metí en ese mundo, me vi inmerso en un universo tan perverso y malvado que me ha dejado una marca indeleble en el alma. Es el precio de la implicación… La palabra clave es Control… Y la clave de su control es la clandestinidad » (Daniel Estulin La historia definitiva de El Club Bilderberg)

«La globalización del comercio y de la banca central han impulsado a las empresas privadas a posiciones de poder y control nunca antes vistas en la historia humana… esas empresas deberían entenderse como un componente del imperialismo neoliberal que ahora complementa los poderes policiales de Estados-Nación y, finalmente, podría sustituirlos… (pero)El 99 por ciento de nosotros, sin la riqueza y el poder de policías privadas, encaramos la amenaza de represión abierta y pérdida total de derechos humanos y protecciones legales( Y además) La tendencia hacia la privatización de la guerra es una grave amenaza para los derechos humanos, el debido proceso y la transparencia y la rendición de cuentas… …Hay que levantarse y exigir transparencia democrática y aplicación internacional de los derechos humanos. A menos que colectivamente desafiemos el imperio, nos enfrentamos a un mundo que se está convirtiendo en una nueva edad oscura del totalitarismo neo-feudal como nunca antes fue conocido…» (Peter Philips)

Estas empresas están muy consolidadas, en plena expansión, y no se ocupan sólo de la seguridad… Además, en nombre del interés público, en realidad defienden a sus clientes, aislados en barrios de ricos, sobre todo en lugares con mayores desigualdades. Así se soslaya el concepto de seguridad como bien público. Es decir, a la larga, no generarán seguridad… Esta situación ha sido conducida por los Estados, llevando a cabo políticas que han favorecido a estas empresas… amparándose en el señuelo del interés nacional, en realidad el interés de las grandes multinacionales. Al mismo tiempo, las EMSP, por su carácter privado, tienen menor control por parte de los Congresos… «En muchos casos las EMSP no presionan a los gobiernos (o a la ONU) para que adopten su visión del mundo sino que en verdad esta visión del mundo ya había sido asimilada». (Lou Pingeot)

«Al hablar de guerra hablo de distintos tipos de violencia, psicológicos y físicos. Terroríficos, sutiles, y únicamente apreciables por los síntomas y las marcas que dejan en el espíritu. Son armas silenciosas de destrucción masiva, de exterminio del libre albedrio… su agenda secreta, diseñada con el fin de adiestrarnos a vivir de modo sumiso en el imperio Bilderberg, está compuesta por tres fases, y en ninguna de ellas perdamos de vista que para los amos del poder somos su experimento. El mundo, ahora más que nunca, es su gran laboratorio…» (Cristina Martín Jiménez, Perdidos)

«…Te deshojan lentamente. Una hoja cada día, hasta que te encuentras desnudo y solo, creyendo que estás luchando contra algo que no existe, que es un delirio de tu cerebro… así, al final te quedas solo, y la soledad te arrastra de los pelos. Y ese es un estado de ánimo que aquí no te puedes permitir. Es un riesgo, bajas la guardia, ya no llegas a comprender los mecanismos, los símbolos, las opciones. Te arriesgas a no percatarte ya de nada. Y entonces debes agotar todos tus recursos. Debes encontrar algo que haga funcionar el estómago del alma para seguir adelante. Cristo, Buda, el compromiso civil, la moral, el marxismo, el orgullo, el anarquismo, la lucha contra el crimen, la limpieza, la rabia constante o perenne, el meridionalismo… Cualquier cosa. No un gancho del que colgarse. Más bien una raíz bajo tierra, inalcanzable. En la inútil batalla en la que estás seguro de desempeñar el papel del derrotado, hay algo que debes preservar y saber. Debes estar seguro de que se reforzará gracias al derroche de tu compromiso, que tiene el sabor de la locura y de la obsesión. Aquella raíz fusiforme que se incrusta en el suelo, he aprendido a reconocerla en la mirada de quien ha decidido plantar cara a ciertos poderes…

Apenas mueres en tierras de la Camorra te ves rodeado de múltiples sospechas, y tu inocencia pasa a ser una hipótesis lejana, la última posible. Eres culpable hasta que se demuestre lo contrario: en la tierra de los clanes se invierte la teoría del derecho moderno…» (Roberto Saviano, Gomorra)

«Sabremos que nuestro programa de desinformación se ha completado cuando todo lo que crea el ciudadano estadounidense, sea falso» (William Casey, director de la CIA desde 1981 hasta 1987)

 

                – Cítaras – sitar – zithers – cithares – cytharis – цытраў –   

 – cytrach – citery – andled – alat muzik yang diperbuat –

  – citerele – cetre –  sitrat  – cítares –  citary –  citrami –

зитхерс – siters – цитр – cittror – Zithern –