La isla, de Michael Bay

Untitled, like all of Zdislav Beksinski, but is it a womb-coffin?

Sin título, como todas las de Zdislav Beksinski, pero ¿es un útero-ataúd?

Al director de casting de La Isla le encargaron que encontrara un actor para decir las frases ingeniosas -no muchas- de la película. Tuvo el acierto de sugerir a Steve Buscemi, quien, con su físico desgastado, se despega de la asepsia de la pre-isla prometida. El ansiado paraíso al que conducen las mejores promesas, esas que no hay que cumplir

¿Quién es Dios?

Alguna vez has cerrado los ojos y has deseado algo?

Pues Dios es el que te ignora

Los habitantes de la pre-isla nacen ya mayorcitos y con recuerdos de infancia agradables incorporados, porque son clones encargados por un patrocinador. Es una nueva modalidad de seguro de vida, por el módico precio de cinco millones de dólares, cuatro mil quinientos más que el Cadillac último modelo del “mecenas”, y que funciona por reconocimiento de la huella dactilar del propietario. El sistema es como el de Nunca me abandones, solo que allí los clones nacen pequeñitos y tienen su infancia, su escolaridad y su adolescencia, en la que desarrollan su personalidad sin implantes de recuerdos ficticios. Tal vez por eso aquel relato resulta más interesante

Cuando Ewan McGregor, el atlético clon de Lincoln, encuentra un insecto volador y consigue introducirlo en una probeta, lo mira extasiado ý dice “¡Un bicho!”. Pero no le cuadra con las informaciones sobre la supuesta contaminación mortal existente fuera de su tecnologizado refugio

En “úteros” como estos fueron criados -para ir a “la isla”- Johansson y McGregor

El mayor deseo de los clones es ingresar en “La Isla”. Por eso realizan el supuesto sorteo en una fiesta, en la que beben batidos de verduras, no se les vayan a estropear las entrañas y no le sirvan al pagano cuando se ponga malito. Cuando eso ocurre su clon es el que “gana” el sorteo. O sea que sí, que estaban amañados, como suponía uno de ellos. McGregor, después de lo del insecto está más que mosqueado, aunque el bicho era una avispa, y un día, para indagar mejor, se coloca una bata de currante con un diseño y un corte como de alta costura, tipo Armani en la alfombra roja. Después de lo de la bata -así cualquiera- Ewan se va enterando de cosas, como de que tienen unos patrocinadores que se encargan un seguro de vida. Ese seguro consiste en que les hacen un clon, por si necesitan un trasplante. El muchacho, que antes de espabilar es más inocente que las amapolas -en realidad solo tiene tres años- se pregunta si estos patrocinadores lo saben o les importa. Pero Buscemi, que siempre le saca de dudas le contesta

Que comas hamburguesas no implica que quieras conocer a la vaca

Después se escapan McGregor y Scarlett. Descubren serpientes, bailarinas voluptuosas -llenas de vida- y lo que es un tribunal. Los pobres se quedan de piedra

Mientras, el amiguete de McGregor también está mosqueado y se lo cuenta al jefe, y, dándoselas de listillo, dice que piensa investigar. Pero al jefe no le interesa que le arruinen el negocio, así que saca una jeringuilla y se la clava en el cuello al investigador, que, la verdad, no pega ese arcaico sistema de liquidación de curiosos con los sofisticados y transparentes úteros gigantes que paren veinteañeros. Y es que las pelis de ciencia-ficción enseguida envejecen en algunas cosillas.

Pero Ewan y Scarlett siguen a lo suyo, y van a ver al patrocinador para que les ayude a revelar lo que se hace en el instituto. Y eso que alguien, con muy buen sentido, dice

¿Quién lo creería?

Pues efectivamente, nadie, por la sencilla razón de que todavía no se lo han contado en la televisión

Así que cuando el Ewan rico, que se llama Lincoln, sale de sus aposentos va y dice

¿Qué hace mi seguro de vida sentado en mi sofá?

Dime ¿Cuánto te he costado?– responde con otra pregunta Ewan, como si fuera gallego

Cinco millones de nada

Después se van juntos en el Cadillac. Manejan indistintamente, porque han clonado incluso las huellas dactilares, qué se creían, hasta que les encuentran los de seguridad, aunque tardan que te mueres. Como la peli la hicieron en el 2007 pero transcurre en el 2019 dirían ellos, bah, ahora falta mucho, qué sabe nadie. Pero los años pasan y, con los medios de ahora, no hace falta ni que te encuentren porque, si quieren, nunca te pierden, cuanto más dentro de dos años.

Lo que ocurre después me recuerda a un caso real, en el que un millonetis que tenía unos perros muy agresivos para defenderse, es devorado por sus propios canes. O sea, que matan a uno de los dos, pero, como son idénticos, a simple vista no se sabe a quién le ha tocado la china, aunque enseguida dan una pista: el que sobrevive, echa una mentirijilla para proteger a Scarlett ¿Adivinan quién es el que ha salvado la vida? Esto en realidad es un spoiler, pero en esta película no tiene tanta importancia como en las de Hitchcock

Yo soy de las que creen que el guion es mejor que la película. Un poco más de emoción -a lo Spielberg– y más sugerencias para la reflexión le hubieran sentado bien a esta nueva parábola sobre el poder de los poseedores del dinero. Aquí lo ha sustituido por una persecución a base de efectos especiales que de pronto parecía que estabas en otra película, como si hubieran querido contentar a todo el mundo…

Anuncios

Lecciones de Gang Stalking. Lesson One. El peón gang

Composición con retrato 1930-1935 - Victor Brauner

Composition with Portrait, 1930-1935 – Victor Brauner

EXTRACTO

Era un muchacho-hombre de unos veintiseis años, o tal vez menos… Por debajo de la escueta manga, asomaba un brazo que había sido despojado de cualquier atisbo de músculo, con una carne blanca y blanda, cocinada a fuego lento en las grasientas mesas de los fast foods dinning room. Su pelo quería ser rizado, sin conseguirlo del todo; pero se adivinaba casposo, aun sin pretenderlo. Su tripa cervecera apuntaba maneras; apuntaba a barril, quizás a tonel… De condición despistada, tuvo que ser advertido por su compañero: ¡Que ese no es el objetivo del día, joder, ni eso es tampoco lo que tenemos que decir hoy…! Al final del día cobrarían su escueto jornal de becario: unas cañas, tal vez con tapa…

*******

No voy espiando a nadie. Qué cosa más fea. Pero veo a los que “espían”, sobre todo si son chapuceros para cualquier tarea que requiera algún esfuerzo, aun pequeño. No me daría cuenta tan fácilmente con un gran espía, supongo… Estos son, todos ellos, una pura chapuza. Son NININININININI…. Ni estudian, ni trabajan, ni se esfuerzan en una alimentación sana, ni se lo piensan dos veces, ni se lo piensan una sola vez, ni les importa una mierda que otros piensen por ellos y les den las órdenes, ni se plantean lo que están obedeciendo…

Esto podría ser el retrato-robot de un auxiliar del auxiliar del auxiliar… de esas otras autoridades. Estoy hablando de un típico peón gangstalker, el puesto más bajo en el escalafón espiatorio. Su tarea consiste en advertir: “Pasa algo contigo, jódete”. A veces, tampoco es que se escondan tan mal, porque para ese tipo de advertencias necesitan ser vistos. Así que se ponen a tiro…

El último stalker que vi iba en pareja con otro miembro gang, pero en este último no me fijé. Hice del primero mi gang objeto. Objeto de estudio, y de espionaje, a mi vez. Hombre-objeto, stalker-objeto.

Era un muchacho-hombre de unos veintiseis años, o tal vez menos. Vestía un pantalón azul-albañil; ni oscuro, ni claro, ni navy; azul obrero exactly, un buen color para un peón del espionaje. La pata no era ni estrecha, ni ancha, ni tubo, ni campana. Tal vez pata de elefante cojo. Lo acompañaba de una T-shirt roja, con cuello que intentaba ser polo, consiguiéndolo a duras penas; sin botones, o desabrochado. Por debajo de la escueta manga asomaba un brazo que había sido despojado de cualquier atisbo de músculo, con una carne blanca y blanda, cocinada a fuego lento en las grasientas mesas de los fast foods dinning room. Su pelo quería ser rizado, sin conseguirlo del todo; pero se adivinaba casposo, aun sin pretenderlo. Su tripa cervecera apuntaba maneras; apuntaba a barril, quizás a tonel. Sus movimientos eran lentos, cansinos, como corresponde a los que están continuamente cansados de no hacer nada. En eso consistía su trabajo: en estar desocupado, pero exhibiendo ante su objetivo dicha desocupación. De condición despistada, tuvo que ser advertido por su compañero: ¡Que ese no es el objetivo del día, joder, ni eso es tampoco lo que tenemos que decir hoy…! Al final del día cobrarían su escueto jornal de becario: unas cañas, tal vez con tapa.

WANTED

Se busca stalker… Requisitos

Un poco de caspa, cabeza hueca y nininíes varios, en fin, poca cosa

Formación a cargo de la empresa

Gratificaciones:

-Palmaditas en la espalda, para que os sintáis integrados, aseguradas.

-Posibilidad de ascenso, no mucha, para los más espabiladillos

-Unas cañas

-Pertenencia a un grupo anodinamente homogéneo

-Protección garantizada ante los abusos que deberéis cometer. Y venga, no os pongáis muy exigentes…

La dialéctica del electro –o- Hablad de una vez de armas electromagnéticas, si tenéis huevos…

Europa abducida ¿Es de ayuda el electro en forma de armas electromagnéticas?

The Abduction of Europa, 1869. Gustave Moreau

Para respaldar nuestras razones, electrones.

Si no convencemos, pues lo mismo, electromagnetismo.

Ética, poética, profética,

Estética, patética, genética

Histérica, frenética, mimética

Atlética, sintética, soviética…

Palabras decorosas, juiciosas, dignas… que riman con electromagnética, y que en esa unión pierden su condición respetable y seria…

Pero hay que referirse a esto muy en serio. Pocos lo hacen

Los estudiantes de contrapunto severo tiran de goma de borrar hasta romper el papel, para llegar así a adquirir fluidez contrapuntística acatando las reglas severas. Pues a lo mejor, escribir en serio se trata de lo mismo, de practicar. Practiquen en serio, y hablen –porque es necesario- muy en serio, de electromagnetismo, división de armas…

Porque es preciso que esto se conozca muy en serio… Y no como los perpetradores, que crean páginas para quejarse de acoso y ni mencionan las armas electromagnéticas que ellos mismos utilizan. Les da miedo, porque son culpables y saben que es un delito. Pero lo hacen

la víctima deja de ser un “donnadie”. De ahí en adelante será alto nivel o perfil…» (Eleanor White)

Aaaaahhhhh!!!! (Sí, estábamos hablando de eso, que no se nos olvide…)

-Alto perfil!!! La seriedad cuesta, es mazo dura

Pero puedes empezar a pagar con…

Autocensura!!!

Está bien, autocensurando, que es gerundio. Esta mención de tiempo verbal nos lleva a la primera entrada de este blog, cuando la más grande, la Gramática, en un ejercicio de arrogancia -y como hacen todos esos que hablan sin decir nada- se autoutiliza para hablar de sí misma: sujeto, la gramática; verbo, hablar; complemento circunstancial… ¿la censura?

Así que, por último, después de estas disquisiciones sobre los que hablan de su ombligo, sujeto los que hablan, verbo autocensurar, adverbio de modo autocensurado, complemento indirecto, los que no se enteran de nada, he escrito mi primera entrada completamente censurada en serio. Ahora, la de cosas que me he callado…

Como por ejemplo ¿Quiénes respaldan a los respaldadores? Porque todos tienen un jefe, y así hasta llegar a lo más alto… ¿Quiénes son los respaldadores de los respaldadores de los respaldadores…?

Pero… está bien. Como ahora estaba en un ejercicio de autocensura para iniciar el camino hacia la seriedad, he aquí, autocensurado, y sin embargo, serio, muy serio…

Armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas, armas electromagnéticas…

(Para control de la población)

Desmontando a Globby…

Disturbing presence. Remedios Varo, 1959

Disturbing presence. Remedios Varo, 1959

¿Quiénes son estos guardianes? Soldados liberados, hombres sin instrucción, sin inteligencia de su función… (Vigilar y castigar, Michel Foucault)

A algunos, cuando mencionan u oyen la palabra ‘Globalización’, se les hace el culo pepsicola. Sin embargo, para otros, no es una palabra rotunda, hay que explicarla. Se entiende a la segunda, a la tercera… Algunos no la han entendido todavía. Rotundas son ‘Dominio’, ‘Tortura’, ‘Dictadura’, ‘Esclavitud”, ‘Desigualdad’… Pues a todas esas engloba Globby, además de algunas acepciones formadas por más de una palabra, como ‘deterioro de la educación’, ‘precariedad del empleo’, ‘persecución de la disidencia’, ‘desaparición del periodismo’… ¿Le suenan? Es que Globby está ya muy integrada

Porque Globby todo lo quiere acaparar, que nada quede fuera de mi influencia, dice –ufana- jactándose de su poderío

Globby está entrando en nuestras vidas pasito a pasito; sin alharacas ni propaganda; cubriéndolo todo bajo su manto, infiltrándose igual que se cuela a través del hormigón el electro, su arma definitiva.

Nadie me ha contado esto. No lo he leído en ese periódico afamado. No me lo ha explicado un profesor glamuroso. No es la confidencia de un infiltrado. No lo he visto en una película basada en casos reales. No he descubierto los papeles de un topo…

A mi pesar, yo me he convertido en periodista; en confidente infiltrada; en la protagonista del caso real; en el gran topo, la fuente…

Nada sabía de globalización, del Club Bilderberg, de electromagnetismo. Poco me preocupaban los servicios secretos, los cuerpos de seguridad del estado. Nada sospechaba de todo esto. Las distopías eran cosa del futuro, creía yo.

Mi blog refleja esa evolución. No tenía grandes pretensiones al respecto. Escribir un poco, verlo ahí… Pero su afán de protagonismo, de ensayar el arbitrio que les ha sido conferido, probar sus armas secretas, sus contactos y acuerdos, su experimentación del poder absoluto, me han conducido a un mundo insospechado,

«inadvertido en la lucha diaria de la mayor parte de la humanidad… un lugar inmundo de duplicidad, mentiras, dobles sentidos, insinuaciones, chantaje y sobornos… surrealista… un universo tan perverso y malvado que me ha dejado una marca indeleble en el alma… La palabra clave es Control… Y la clave de su control es la clandestinidad » (Daniel Estulin La historia definitiva de El Club Bilderberg)

Porque ese es el  primer éxito de Globby, y tal vez el más importante, el esencial, interconectar todas las fuerzas que se ocupan de la seguridad, sin concesiones ni condiciones. Crear una maquinaria con el engranaje de destrucción a punto para neutralizar las “molestias”. Porque Globby es delicada, le gusta moverse cómoda en su hacienda, como quien protesta ante una inoportuna mosca en el jardín a la hora del aperitivo y ordena al mayordomo pulverizar el veneno que aparte al insecto. Implacable eficacia ante quien ose poner en peligro la tranquilidad de Globby, su avance inexorable. No le toquéis las pelotas a Globby, pelmazos. No tenemos tiempo para huelgas, asambleas, estatutos. El bienestar es caro y da mucho trabajo, bien lo saben nuestros servidores, y nosotros, que lo disfrutamos. Por eso hemos encargado a nuestros espías que se ocupen de la gente protestona, que redacta reclamaciones, que se manifiesta, que va a la huelga… Por ahora están en grado de entrenamiento. No el suyo, porque ya se las saben todas, sino el de la gente. Están probando, antes de hacerlo extensivo a la totalidad…

Otro de los triunfos del silente camino de Globby es el periodismo. Los defensores de Globby, llamados por algunos, ‘los mercados’, han comprado las acciones de los principales medios de masas, y les dicen a los periodistas como tienen que hacer su trabajo, les seleccionan los temas a tratar y los que son tabú; les han enseñado a hablar para no decir nada. Los famosos también hacen de periodista y, de vez en cuando, “pillan” a alguno diciendo una frasecita descontextualizada, que es como un eslogan publicitario para Globby. Anda, que no sabe ná.

Uno de los mayores logros de Globby es con los médicos. A los médicos les hablas de armas electromagnéticas y ninguno sabe nada. Es que ni por las películas. Es como si les hablases de burros volando. Su ignorancia es supina. En los primeros médicos consultados era un poco menos clamoroso este síndrome, pero, poco a poco, el virus latente ha ido cobrando vida para dotar a los galenos de esa ignorancia perniciosa. Cuentan las malas lenguas que, cuando alguien les insinúa haber sido atacado por esas armas, enseguida lo mandan al psiquiatra. Así, como si se les explotaran los plomos. Lo oyen y salta el automático: psiquiatra, psiquiatra, dicen deseando que se los trague la tierra, aunque lleven poco menos de cinco minutos de charla con el paciente al que acaban de conocer. Bueno, la de médico es una profesión distinguida, pero no dejan de ser empleados. Y los empleados deben ser obedientes.

¿Sería ese el mecanismo que llevaba a los médicos de Nunca me abandones a sacar las entrañas de unos jóvenes –así, a la brava- para implantárselas a otros pacientes más privilegiados? Porque en esa obra de Ishiguro, de la que ya hice un comentario, esos pobres donantes profesionales sanos no tienen instancias ante las que rebelarse. Ni siquiera se habla de rebelión en esa obra. Tampoco se dice una sola palabra de los médicos, cuyo concurso es indispensable para llevar a cabo el atropello de joderles la vida a unos jóvenes para que otros, tal vez menos jóvenes pero más afortunados, la prolonguen. No habla Ishiguro de médicos, no habla de Hipócrates, no habla de insurrección ante la gran injusticia. Tampoco aparecen periódicos, ni periodistas. Ni espías, aunque se adivine su eficaz trabajo de eliminar los cauces de la denuncia. Muchas cosas desaparece Ishiguro, lo mismo que Globby. Porque en esta Globby actual, candente, los grandes medios no hablan de individuos-objetivo, no se canalizan sus denuncias, los médicos no conocen las dañinas e invisibles armas electromagnéticas. Porque si alguno las sufre, parece que tiene que soportarlo. La distopía de Ishiguro no es futurista, es una crónica de la actualidad. Prescinda de los detalles y céntrese en la esencia: es lo que te ha tocado y te aguantas. El sistema es así. Y eso es lo que nos importa.

PUBLICIDAD

Sin paredes. Diario de un target

Parte I. Cuidado con la pared (En proceso)

Parte II: Curso de Electricidad

Parte III: Guerrillera en maquis

Parte IV: Y sin embargo, se ríe…

******

No sé nada más, jefe. Cuéntame tú…

De Nuevo Orden Mundial, nada. Se llama Nueva Dictadura Mundial

Nueva Dictadura Mundial ©KolordeCítara

Las partes III y IV de Sin Paredes son variaciones sobre la parte II. Algunos fragmentos de esas partes III y IV han sido publicados en este blog, en forma de entradas sueltas. La parte I corresponde a la era pre-electro de la cual también hay bastante publicado en este blog. Con respecto a esos experimentos con electros no tengo nada nuevo que añadir. En lo que he escrito está toda la información que yo puedo dar. Al público interesado le correspondería reflexionar.

Con respecto a las llamadas armas no letales, o electromagnéticas, o psicotrónicas, etc. puedo añadir aún menos.

Por mi parte, me gustaría encontrar una información exhaustiva con respecto a esas armas. Una información que tuviera el siguiente

Programa 

-Descripción de los diferentes tipos de armas electromagnéticas, con las correspondientes imágenes

-Quién puede disponer de esas armas en la actualidad. Si son accesibles al público que pueda pagarlas, en general, o sólo están al alcance de determinados cuerpos de élite. Precios.

-Qué tipo de licencia es necesaria para poseer o manejar dichas armas

-Qué legislación existe al respecto de todos los anteriores puntos

-Por qué todo lo que respecta a esas armas no se ha incluido ya en el Código

-Por qué los Cuerpos de Seguridad del Estado, médicos u otros profesionales susceptibles de recibir quejas o consultas sobre el particular saben -o dicen saber- tan poco sobre esas armas

-Qué efectos sobre la salud tienen con efecto inmediato, a medio o a largo plazo esas armas

-Qué tipo de medidores existen para detectar esas armas, así como su procedencia. Precios y proveedores

-En qué consiste el radar o sensor térmico que detecta los cuerpos a través de paredes, pudiendo controlar a una persona de ese modo las veinticuatro horas, además de poder dirigir ataques con suma precisión a cualquier parte del cuerpo, igualmente a través de muros. Agresión por privación de sueño. Agresión por exceso de sueño…

-Empleo de este tipo de armas desde aparatos voladores. Qué tipo de efectos se pueden conseguir desde las alturas lejanas. Por qué muchos targets opinan que son utilizados para desinformar, despistar o desviar la atención de la proximidad ¿Es teatro de calle llevado a los cielos? ¿Quién paga esas exhibiciones? En caso de capacidad de ataque “no letal” desde voladores: en qué consiste y qué tipo de efectos tiene sobre la salud. Diferencia de costes, en su caso, desde ataques de “cercanías” y ataques aéreos

-Por qué existe tanto empeño manifiesto en confundir y desinformar sobre esas armas

-Por qué existe un silencio atronador en los medios de masas masivos -valga la redundancia- sobre esas armas. Por qué ni siquiera las mencionan. Por qué no salen historias de targets en los programas de “gente…”

-Campañas manipuladas en redes sociales para “justificar” cualquier agresión con esas armas. Los medios cómplices

-La ignorancia de los perpetradores de primer nivel, de segundo, y puede que hasta de tercero…

-Por qué una característica frecuente en los targets es su alto cociente intelectual

-Los targets como productores de información:

*Para el público en general, contribuyendo al miedo de la población y a la facilitación del control que genera

*Para los perpetradores a partir del “cuarto nivel”, los cuales estudiarían en el target los efectos de las acciones por ellos diseñadas -incluyendo los efectos de las armas “no letales”- convirtiéndose los targets, de ese modo, en proveedores de instrumentos de corrección y ajuste

-Armas electromagnéticas y Nuevo Orden Dictadura Mundial

The Bling Ring

Fashionable People. Rene Magritte, 1950

Fashionable People. Rene Magritte, 1950

Sobre la película de Sofía Coppola

Sofía no profundiza… Pero es que no es necesario que siempre nos lo den todo profundizado. El espectador puede y debe profundizar por su cuenta. El tema está ahí, de plena actualidad y presencia. Los medios muestran de inmediato el lujo y esplendor de quien lo tiene todo… en lo material. Ahí está el énfasis.

Los adolescentes (adulescens-entis p. pres de adolesco. Adolesco-olevi, crecer, desarrollarse, ir en aumento) carecen de madurez. Están en ello, supuestamente. Y no siempre están preparados para discernir entre lo banal y lo trascendente; entre la apariencia y lo profundo; se dejan llevar por lo que más destaca. De nada sirve una madre que trate de inculcarles filosofías trascendentes. Los medios son mucho más fuertes, los amos de la tribu. Las instituciones educativas ni aparecen en la película, tapados y sobrepasados por el impacto de los media, incapaces contra ese competidor imponente

Los adolescentes se dejan seducir por ese gigante que dispone de todos los instrumentos para encandilar y atraer hacia sus intereses -el gran monopolio, división moda- a los que están en proceso de crecimiento. Por medio de un diseño profesional de lo atrayente, los adolescentes son captados para su causa, a beneficio de las marcas, los poderosos, el mundo de las finanzas

El instituto es muy aburrido si se le compara con todo eso. Las mamás y los profes se ponen muy serios. Hay poca comunicación entre padres e hijos, como en la escena en la que el padre desayuna en la mesa mientras la hija está en la barra de la isla de la cocina, aislada de su familia, leyendo cada uno su periódico, que les informa según sus intereses.

A estos chicos no les falta de nada, disponen de coche, de casas confortables, pero les parece poco, porque no tienen Vuitons, Chaneles, ni Louboutins, eso está un peldaño más arriba y ellos lo quieren subir. Las marcas consiguen su objetivo: fascinar, lo que se traducirá en mayores ingresos

Los medios no muestran con el mismo empeño a gentes que consiguen triunfar gracias a su esfuerzo, sino a ricas herederas cuyo mayor logro lo tienen en su acaparador armario ropero, su voraz vestidor. Queremos más, queremos participar en su festín

Los padres aparecen poco. Los profesores ni aparecen. Viva la fiesta

Puede que la película no sea tan superficial como aparenta, o como han dicho algunos. Basta con que no nos quedemos en la apariencia, con que no esperemos que nos lo den todo dicho

Digamos los espectadores, observemos, completemos…

¿Quién es el beneficiario? El glamour de las marcas, por lo tanto el bolsillo de los propietarios de esa marca.

Mientras la cultura sea de pago –qué bella la cadena Mezzo, por la que hay que pagar- y el glamour marquista –pura propaganda- gratis, se les deja a muchos jóvenes sin alternativas. Las cadenas de televisión, en algunos de sus programas-  son un interminable spot publicitario. Las portadoras de las marcas son perseguidas por los paparazzi y eso a las marcas les sale gratis.

Consiguen que el deseo de poseerlas se adueñe de los más débiles, los adolescentes. Son objetos bellos. Hay casas que hacen buenas versiones de la moda, a precios populares, pero eso no les basta. Quieren la marca, el glamour auténtico, sin sucedáneos.

Las políticas de austeridad son mostradas como obsoletas y sus defensores como radicales. Los grandes medios tratan de desacreditarlos, justo lo contrario que hacen con los gurús de la moda…

Por cierto, si me hubieran presentado estos hechos como pura ficción, no sé si me habría resultado creíble.

EADLEE (Escrito Antes de la Era Electro) ©KolordeCítara

Las cinco escenas eróticas menos excitantes del cine mundial

Kiss. Richard Lindner

Kiss. Richard Lindner

Esta entrada se iba a llamar… Y había hecho una introducción diciendo que, al menos en la mayoría de las películas que yo había visto, esas escenas eran muy prescindibles y no había por qué someter a los actores a ese estrés sin sentido. Algo que también le ocurría a Luis Buñuel, a quien incomodaban mucho esas demostraciones innecesarias

Y en esas estaba yo cuando vi la película de Ang Lee Deseo, Peligro.  Pues bien, esa es una de las pocas películas en que me parecieron justificadas unas escenas que en EEUU han sido clasificadas  X. Realmente no llegan a ser X porque falta lo que tiene que faltar para ser X. Sin embargo, ayudan a entender cómo va evolucionando la relación de la pareja protagonista.

Pero esas escenas, que han sido muy polémicas, no son más intensas que otra forma de interpretación que los actores utilizan en esta película para transmitir lo que está ocurriendo.  Pero de esto se ha hablado mucho menos. Nada, que yo sepa. Y es lo que son capaces de expresar con su mirada. No sé si es una herencia del legendario teatro chino.  Miradas que expresan, que narran, que cuentan. Miradas largas que se demoran en su objetivo. Sin prisas por terminar de decir. Imponiéndose al espectador, obligándole a entender lo que está pasando. Nunca la intensidad fue expresada, tanta y tan bien, a través de una forma de mirar. Especialmente en una de las últimas escenas, cuando van a recoger una joya muy costosa que él le va a regalar a la mujer. Vemos como el hombre duro, de sexo agresivo, el dirigente de acero, se muestra vulnerable y tierno ante su amante. Nunca antes había visto nada igual en el cine. Qué intensidad.  No se puede expresar más con la mirada. No se puede mirar mejor.

Pero hay otra clase de escenas eróticas que, tal vez, en algunos casos no sean prescindibles, pero que a mí, me parecen…

Top cinco

El imperio de los sentidos.- Aquí no reparan en gastos: se estrangulan, se la corta…  Parecía una de terror

Top cuatro

Átame.- Antonio Banderas estaba emperradísimo en conquistar a Victoria Abril. Y no se le ocurre otra cosa mejor que secuestrarla y atarla.

Pero él lo que quería es que ella se enamorase de él, nada de violencias. Siempre que consideremos que raptar a alguien y atarlo no sea una violencia. Pues ella que nada, que quería irse a su casa.

Pero mira por donde que el chico iba a tener su oportunidad. A ella le empezó a entrar un cierto mono de unas hierbas que consumía. Entonces va él y, después de asegurarle bien las ataduras, se va a buscar a la camella, que no era otra que Rossy de Palma. Pero como no tenía mucho cash, pues va y se lo arrebata por la fuerza. A la chica de belleza picassiana le faltó tiempo para ir a avisar a sus compinches y todos juntos le dan una buena somanta. Él, sin embargo, no suelta prenda ni a la de tres. Así que va, todo magullado con su hierbecita y ¡Oh milagro! Victoria Abril se conmueve por fin y él, no queriendo desaprovechar la oportunidad, hace una de aquí te pillo y aquí te mato. Con una buena ración de quejidos… de puro dolor. Qué sufrimiento xD

Top tres

El honor de los Prizzi.- En la escena inicial de esta película de John Houston, la preciosa <<Una furtiva lágrima…>> de Donizetti. Poco después,  Jack Nicolson y Kathlen Turner ya estaban revolcándose en la cama de un hotel, con tanto ímpetu que cayeron  juntos y revueltos de la cama al suelo. Milagrosamente no se rompieron nada, ni siquiera el que cayó debajo.  Pero la perspectiva de que el megaexpresivo Nicolson me echara encima, con la correspondiente, aunque pequeña, aceleración de la gravedad, no  su cara, que también, sino sus kilos me aterró más que otra cosa.  Pues ellos, cosas del cine, no sólo salieron ilesos sino que además, después de semejante tour de force decidieron casarse. Claro que lo que mal empieza mal acaba porque, como cada uno de ellos trabajaba para un mafioso diferente, al final acaban acribillándose mutuamente a tiros. Como para ponerse a tono…

Top dos

Nueve semanas y media.- Esta era una de esas películas  que parecía obligatorio ir a ver porque estaba de moda. Yo, en plena proyección, ya estaba dudando si desear que se acabara cuanto antes o echar una cabezadita Y en estas que me encuentro a Kim Basinger en posición horizontal, poquita ropa, o ninguna, y llena de fresas, nata, leche condensada y otros productos de supermercado a cual más pegajoso por encima de su preciosa anatomía. Al lado el galán dispuesto a darse un festín. No se sabe si gastronómico o erótico. Dicen los fotógrafos que Basinger tiene una cara perfecta, que no necesita ningún tratamiento especial de iluminación porque sus facciones no producen ninguna sombra inconveniente. Y sí, es muy guapa pero a mí desde luego no me transmite nada. Va a ser que no todo es cuestión de belleza. En cuanto a Mickey Rourke yo ya le empezaba a ver en esta película la cara que se le puso después. Esta escena me inspiró muchísimo, si. Pero el deseo -por pura empatía con la bella- de ir a pegarme una buena ducha. Si es que…

Top uno

Lunas de hiel.- El gran Polanski siempre tiene algo interesante que contar y lo cuenta muy bien, pero la que bate el record en esta lista es de una de las suyas

Emmanuel Seigner disfrazada de pastorcita con látigo, de pie y encima de la cama, y Peter Coyote de cerdito a cuatro patas por el suelo, intentando ambos revitalizar una pasión que empezaba a languidecer. Me parece una escena cómica, más que otra cosa. ¿De verdad que a alguien eso le puede  parecer válido como estímulo de ardores que se marchitan? Yo creo que a Polanski no. No hacía nada más que utilizarlo como preludio de una de las historias, no sé si de amor, más retorcidas del cine.

©KolordeCítara

 

 

Dogville, cacho perros –o- No le toquéis las pelotas a Grace…

Comentario sobre la película de Lars von Trier, Dogville, con Nicole Kidman como Grace

738 Ggrass for those who-cry, 1975 Friedensreich

738 Ggrass for those who cry, 1975 Friedensreich

La imagen inicial de Dogville es algo más que la ocurrencia snob de un enfant terrible. Esa escenografía polvorienta forma parte de un concepto bíblico. Procedencia y destino. Del polvo, hacia el polvo. De ese primer polvo, que ni siquiera necesita ser un buen polvo, hasta el polvo final sobre el esmalte de la existencia barnizada. Eso no se dice, eso no se hace. Sé bueno. Pórtate bien. No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan. No se ponen los codos sobre la mesa. No a las flores de plástico. Ve a misa, confiésate, comulga. Ego te absolvo. Te doy ahora la Extremaunción polvorienta. Aunque decir curas es como decir personas. Hay que ir de uno en uno. Polvo inicial en Dogville ¿De qué otro modo podría empezar? ¿Cuál otro podría ser el escenario? Sin decoración, sin ropajes, sin barniz. Una escenografía desnuda porque vamos a desnudar vuestras almas, a quitarles los cortinajes, los altares, los púlpitos, los lustres y los charoles. Vamos a hablar claro. Fuera los adornos, los aliños y ornatos. Quedémonos en cueros, ha acabado el carnaval. La feria de las vanidades ha sido destruida por un vendaval que ha arramblado con vuestras componendas y afeites. Basta de disimulos. Vamos al origen, al polvo. Sois así, coño.

 

Escrito en enero de 2016 ©KolordeCítara

El gang stalking (acoso organizado) es la expresión barata y callejera del dominio que viene

Cascos ligeros, e inservibles, para protegerse del acoso electromagnético

Ligeros de cascos ©KolordeCítara

Escribí la frase del título en octubre del año pasado. Lo comprendí de una manera intuitiva, creo, al menos no escribí argumentaciones. Continuaba con el fruto de mis observaciones…

El Gang Stalking existe.

Es una secta. Es una mafia. Es una secta mafiosa. Es una clase especial de secta mafiosa. La captación de adeptos también es especial. Incluye:

-La libre inclusión

-La inclusión bajo presiones de cualquier tipo:

-Obtendrás beneficios

-Si te niegas será peor

-Podremos convertirte en objetivo, si no

-Más vale que colabores

-Mira qué chulis somos y cuánto podemos. Te conviene ser amigo nuestro. Estamos bien respaldados. Date cuenta de que no podríamos hacer todo esto sin el aval del poder, porque no podríamos arriesgarnos tanto

-Te necesitamos sí o sí. Tienes que hacer lo que deseamos. Si no lo haces prepárate para lo peor. Debes hacer lo que te pidamos. Si no, estás perdido

-Nuestro objetivo es un indeseable. Si no lo haces tú, otro lo hará

Sus miembros estarían obligados a participar, en la medida de sus posibilidades, en cualquier nueva acción gang stalking para la que se les reclamase. Eso sería la obligación. A cambio tendrían el derecho y la capacidad de señalar a un nuevo objetivo y los de reactivar la de uno viejo.

Pero, como cuando un científico -siempre alerta, pendiente de su pasión- tiene en la punta de la lengua, a punto de salir, la última operación, esa que le llevará a culminar su investigación con éxito, me hice, de nuevo, la pregunta: ¿Por qué lo hacen? ¿Qué sentido tiene esto? Sé que el inicio pudo ser por una venganza. Pero el supuesto ofendido vengador es una persona. Me pregunto por los otros, y por las autoridades ¿Por qué? Y ese mismo día encontré la respuesta:

Realmente el objetivo no importa, es un personaje secundario, pero la excusa que dota a los miembros de la red de cohesión.  Por eso hay tantos objetivos que no saben por qué ha empezado todo. No les importa el individuo objetivo, pero es imprescindible, esencial, por eso los inventan. Es el blanco en el que practicar tiro, el que consolida el ejército. Por eso los objetivos son -a veces- de por vida, porque es difícil conseguir uno. Un buen objetivo tiene que reunir una serie de características que se den juntas, y no es tan fácil. Además, muchos objetivos podrían asociarse, no nos conviene, complicaciones. Es mejor un objetivo discreto, de ese modo será más fácil atribuirle excusas, alguna acusación para motivar a la tropa, las habituales, ya se sabe. Son soldados, deben practicar la obediencia ciega, como cuando los chicos hacían la mili. Van, como en el servicio, a hacer maniobras, la instrucción, a docilizar el cuerpo. Pero un extra de motivación nos viene bien. El odio ayuda

Este ejército de civiles, que conforman la red de acosadores -nacional, e incluso internacional- necesitan imperiosamente al objetivo, aunque les importe una mierda. Les sirve para ejercitarse. No pueden utilizar a autores de un delito, porque estos van a la cárcel, y eso es territorio de los carceleros. Con suerte, en algunas cárceles no usarán contra ellos armas electromagnéticas, en según qué cárceles, no. Ellos son más afortunados. Hay una cierta regulación en esas prisiones

Mirad lo útiles que sois, stalkers, ved lo que hemos conseguido gracias a vuestras acciones. Porque lo más probable es que ni siquiera les informen de los ataques electromagnéticos. En el último escalafón sólo hombres de acción. Para pensar y tener la información ya estamos los jefes

Ese ejército de civiles debe mantenerse compacto, en forma, entrenado, dispuesto para las maniobras, cualquier clase de maniobra en cualquier momento. Son soldados rasos, dirigidos por los líderes. Son baratos, viven y comen en sus casas, las de sus padres, la suya. Viven cerca del líder. El líder les dará las órdenes, y ellos las acatarán, sin hacer preguntas. Ya lo han aprendido y practicado gracias al objetivo. Otras misiones vendrán, más interesantes para el poder que las meras prácticas con un objetivo que no conoce nadie.

Sí, parece un síntoma del inicio de una dictadura. Las autoridades no ponen ningún interés en arreglarlo, como ocurrió en el pasado con otras dictaduras. Un procedimiento de control más. Mandan al psiquiatra, mandan a cualquier parte, escurren el bulto.

-Si no sabe con qué arma… Si no sabe quién es…

-No claro, no le traigo el caso resuelto, esperaba que lo resolviera usted. Se empieza por los indicios, las sospechas. Se hace así con todos los crímenes ¿Qué tiene éste de especial para no seguir ese procedimiento?

Pero el objetivo no importa. Nos importa nuestro ejército. Les tenemos siempre practicando, para cuando los necesitemos… El objetivo es como la diana en la que practicar tiro…

Por eso no saben -algunos objetivos- por qué ellos, por qué ha empezado.

Exacto: si no tenemos un objetivo nos lo inventamos

 

Hostigueitor. El Gran Club del Acosante

Hay seres que acosan solos. Y son buenos

Otros lo hacen también solos, pero con recursos. Y son mejores

Después están los que implican a la tribu. Esos son los imprescindibles…

Zdzislaw Beksinski

Zdzislaw Beksinski

Hoy. Gran sesión de casting. Requisitos:

Las siguientes características definen a un buen hostigueitor y serán valoradas a la hora de seleccionar a nuestros candidatos, si bien, en el caso de los sumisos, requeridos para las tareas más bajas del escalafón, nos bastará con la obediencia ciega. Sin embargo, los que aspiren a tareas de liderazgo deberán tener un porcentaje alto de las siguientes:

-Obsesivo

-Frío

-Resentido, frustrado, envidioso, celoso, egoísta

-Complejo de inferioridad

-Saber manipular a otros para que lo ayuden en las tareas de acoso

-Capacidad de reconocer a mediocres y sumisos, y de atraerlos hacia las máximas de la pasión acosadora de nuestro club

-Saber fingir que entiende los sentimientos de los demás.

-Capacidad de explotar al otro en sus relaciones interpersonales.

-Experiencia de trabajo en equipo, imprescindible para las misiones de acoso en grupo o bandas de acoso

-Facilidad de asociación con cómplices, de manera que sea fácil repartir las culpas, para que al acosado le resulte difícil de probar

-Se valorarán las tendencias psicopatológicas o de personalidades mórbidas o premórbidas, ya que estas proporcionan una necesidad insaciable de agredir, controlar y destruir

-Psicópata

-Psicópata organizacional

-Personalidad psicopática y antisocial

-Rasgos paranoides

(Paranoico. Paranoia: el perverso narcisista toma el poder mediante seducción, el paranoico por la fuerza. Los perversos narcisistas recurren a la fuerza física sólo cuando la seducción deja de ser eficaz. La fase de violencia física del proceso de acoso moral es en sí misma un desequilibrio paranoico. Cuando atacan los perversos pretenden protegerse, atacan antes de ser atacados. También tiene el tipo de mecanismo proyectivo propio del paranoico: se sitúa y se hace percibir por los demás como víctima de las personas a las que agrede, que supuestamente le han traicionado).

-Irresponsable

-Incapaz de empatía y compasión

-No sentirse culpable y ser brillante socialmente.

-No tener sentimiento de culpa, manipulando, al mismo tiempo, este sentimiento en los demás.

-Ser incapaz de ponerse en el lugar del otro, centrándose en sí mismo

-Insensible

-Mentiroso compulsivo y sistemático (Este es uno de los requisitos imprescindibles, igual que el siguiente)

-Saber asignar al acosado sus propias características y adjudicarle sus propios defectos y carencias

-Ausencia de humildad para enriquecerse y aprender de los demás

-Vivir atemorizado por las capacidades de las personas que les rodean

-Actitudes y comportamientos arrogantes.

-Saber acentuar la agresividad con la debilidad de la víctima

-Exhibir un discurso moralizante, valores morales irreprochables, presentarse como personas religiosas o cívicas, para conseguir así dar una buena imagen de sí mismos, al mismo tiempo que se denuncia la perversión humana.

-Habilidad en la difusión de rumores falsos y calumnias

-Personalidad alterada, carente de norma moral interna

-Narcisista

-Experto en debilidades humanas

-Idea grandiosa de su propia importancia.

-Absorto en fantasías ilimitadas de éxito y de poder.

-Considerarse especial y único.

-Necesidad excesiva de admiración.

-Inmadurez emocional.

-Estar acomplejado respecto a la víctima.

-Poseer mediocridad inoperante activa

-Ser incapaz de deprimirse y de experimentar auténticos sentimientos de duelo o tristeza.

-Ver al otro como a una amenaza,

-Tener dificultades para tomar decisiones en su vida diaria y necesitar que otras personas asuman esa responsabilidad (Esta cualidad se refiere específicamente a los sumisos)

-Saber defenderse mediante mecanismos de proyección y de negación de la realidad, adjudicando la culpa al otro.

-La consciencia de no tener sentimientos debe saber disimularse para enmascararse ante los demás.

-Saber llevar una doble vida y rehacer su vida privada con facilidad haciéndose pasar por víctimas.

-Saber fingir la apropiación de las características que les franquean la confianza de los demás tanto en su vida privada, como en la profesional y social.

-Mantener la impostura y el fingimiento para dar imagen de buena persona.

-Megalómanos  con discurso mesiánico, colocándose en posición de referencia del bien y del mal

-Se valorará la habilidad retórica, aunque se les entienda mal, no concreten y se amparen en detalles insignificantes.

-Encanto personal: entran en relación con los demás para seducirlos. Se les suele describir como encantadores, de ahí la reacción de asombro de su entorno cuando son descubiertos en su crimen. Esta capacidad de seducción está muy relacionada con su forma de mentir

-Saber utilizar las historias de otros, pero poniéndose a sí mismos como protagonistas sin la menor vergüenza.

-No tener en cuenta los deseos de la víctima.

-Amenazar y molestar con un comportamiento hostil y agresivo que puede llegar a la violencia.

Capas sociales

En Hostigueitor aceptamos miembros de cualquier capa social, pues nuestras características comunes nos igualan. Todos hemos sido educados con valores como la sumisión y la prepotencia, y no en la igualdad, y estamos acostumbrados a avasallar

Nuestra experiencia

La sabiduría adquirida a través de nuestros largos años de experiencia nos ha permitido perfeccionar nuestras técnicas. Somos maestros en el arte de la inducción al suicidio.

-Si somos incapaces de adecuarnos no hay problema, eliminaremos de nuestro entorno a quienes consideremos una amenaza: nuestras víctimas. Contamos con una buena colección de “cadáveres en el armario”, como buenos acosadores morales que somos, en el trabajo, en la pareja…

-Aprovechamos la situación de espacios turbulentos o desregulados para cebarnos con nuestras víctimas.

-Si podemos utilizamos a los poderes fácticos

-Intentamos remediar nuestras frustraciones a través de la violencia psicológica sobre otros

-Responsabilizamos de nuestra acción acosadora a la víctima

-Tenemos un umbral de frustración muy bajo

-Por eso elegimos una cabeza de turco. A menudo será aquel compañero que haga patentes nuestras limitaciones y carencias, o que, simplemente, nos parezca vulnerable

Somos maestros de la manipulación premeditada. No lo hacemos de forma aleatoria como lo haría un psicópata criminal. Nosotros somos psicópatas organizacionales; tenemos un objetivo meditado y deliberado: el poder. Nuestra táctica consiste en el siguiente patrón: fase de estudio y evaluación, fase de manipulación y fase de confrontación

-Se nos considera asesinos psíquicos en serie, de lo cual estamos orgullosos, porque eso no deja huella, ni antecedentes. Eso sería terrible para nuestra necesidad acuciante de imagen de buena persona que los demás tienen de nosotros para sobrevivir. Porque en realidad somos muertos en vida, pero sabemos hacer a la perfección:

-Enmascararnos

-Lavarnos las manos

-Echar la responsabilidad a otros

-Evitar mancharnos las manos de sangre

Para nuestros deseos de no dejar huella, nos vienen al pelo las:

Nuevas armas electromagnéticas

Son unas armas que no dejan huella, pueden ser utilizadas incluso a través de las paredes -o de los techos, paredes al fin- por lo que no se ve quién las está utilizando. Tampoco dejan rastros de sangre. Pueden ser utilizadas para torturar, provocar enfermedades, e incluso asesinar, rápida o lentamente.

Son, grosso modo:

-Armas de microondas

-Sonidos de baja o de alta frecuencia

-Armas de láser.

-Táser

También, para no dejar rastro, es muy conveniente el

 Ciberacoso

Efectivamente, en el ciberacoso, disfrutamos de una posición de poder dado el anonimato que se percibe mientras se está “en línea”.

Nuestra táctica consiste en ir recopilando toda la información posible acerca de las víctimas, fundamentalmente en aquellos aspectos que forman parte de su vida privada y de sus movimientos en la Red. Una vez obtenida dicha información es cuando comenzamos el proceso de acoso. Entre las filas de nuestro amado club contamos con acosadores verdaderamente depravados  y enfermos, que, con la información obtenida, comienzan un asedio  mediante los grandes recursos de los que disponemos. Las motivaciones son variadas, como en cualquier tipo de acoso. Sexual, obsesión amorosa, odio, envidia, venganza o la incapacidad de aceptar un rechazo. En este tipo de acoso es aún más fácil el anonimato y la falsificación de identidad.

Nuestros objetivos

Nuestro fin último es el asesinato psicológico de la víctima, y el motivo principal encubrir nuestra propia incapacidad.

Por ello, el objetivo debe ser expuesto a dichas conductas de hostigamiento real y observable, de manera sistemática, causal e intencional, y de ninguna manera casual, puesto que nuestro objetivo consciente es conseguir un daño o perjuicio para el blanco de los ataques, muy especialmente el amilanamiento y la quiebra de su resistencia psicológica a medio plazo. Con el objetivo de intimidar, reducir, aplanar, apocar, amedrentar y consumir emocional e intelectualmente a la víctima, con vistas a anularla, someterla o eliminarla

Porque

-Nos desestabiliza no lograr la sumisión de la víctima

-Vivimos una ficción de superioridad mermando a nuestra víctima

-Disfrutamos humillando, anulando y aniquilando a nuestra víctima

-Nos encanta el linchamiento público de nuestras víctimas

Y porque

-Somos vampiros con estilo de vida parasitario, como los piojos. Sentimos envidia muy intensa hacia los que parecen poseer cosas que no poseemos, sobre todo hacia los que gozan de la vida. Somos muy pesimistas y la vitalidad de los demás nos señala nuestras propias carencias. Para afirmarnos tenemos que destruir. Compensamos nuestro déficit de autoestima con el rebajamiento de nuestras víctimas y la exaltación de sus supuestas cualidades. Porque intentamos siempre buscar un alto estatus social. Y porque nos gusta presumir de nuestra relaciones con personas de alto rango social, aunque casi siempre estas personas sólo existen en nuestra imaginación. Necesitamos hacer todo esto porque somos peores.

Algunas de las acciones preferidas para la sesión  continua de acoso de nuestro bien amado club podrían ser las siguientes:

Gritos, reprensiones constantes, humillaciones, falsas acusaciones, obstaculizaciones, bromas pesadas, motes, acoso electromagnético…

Porque nos gusta:

-Elevarnos rebajando a nuestra víctima

-Rebajarla mediante el terror

-Anular su brillantez (No la soportamos, nos subleva)

-Vampirizar a nuestra víctima, porque ella nos lo debe todo

-Controlar las acciones y sentimientos de nuestras víctimas. Deseamos mantener algún tipo de conexión con ellas a través de la manipulación y control

Sabemos que:

-Se nota con claridad que mentimos, pero nuestras mentiras son tan grandes y tan descaradas en público, que las víctimas se suelen quedar anonadadas, paralizadas e incapaces de responder. Nos gusta acosar a los diferentes, a los que destacan, a los desobedientes. Nos gusta doblegar

Somos los mejores. Somos

Hostigueitor, el Gran Club del Acosante

En Hostigueitor, El Gran Club del Acosante nos gustan especialmente los justicieros colaboradores que no hagan preguntas y ejecuten.

Hostigueitor nunca cometerá errores como los de esos pardillos cuyo fin está cantado, porque sus continuas meteduras de pata los delatan de inmediato. Si tienes vocación acosadora, déjate dirigir por nosotros

Somos Hostigueitor. Nuestro acoso está pensado para desesperar, para maltratar, para aniquilar. Con saña y dolo. No es un accidente de tráfico en el que se mata sin querer. Cuando se acosa es siempre queriendo. Acosar es un acto voluntario, marcado por el deseo de dañar, de perjudicar, de desesperar, de enloquecer. Está poco castigado. Y poco prevenido.

Tenemos la ventaja de que el daño psicológico tiene poca entidad delictiva, aunque lleve al suicidio Qué suertudos somos!

 

Algunos casos de acoso

Acoso escolar con resultado de suicidio

Un muchacho cuenta a su madre algo relacionado con su pandilla de amigos. Se lo cuenta porque necesita disculparse ante ella, que ha recibido una queja del colegio por alguna falta. La madre dice a los responsables que otros también participaron de lo que acusan en solitario a su hijo. Pero es que los otros, espabilados, consiguieron hacerse con la notificación de manera que no llegase a conocimiento de sus padres. Los de la pandilla consideran responsable de la difusión al muchacho, lo acusan de chivato. Y ahí empieza su infierno. Lo acosan de mil maneras distintas. Y no sólo eso, consiguen que los demás miembros de la comunidad educativa participen y acosen también. Todos contra uno.

Es un trabajo de ingeniería acosadora. Pero ¿Cómo es que unos muchachos teenagers pueden ser ingenieros de nada? ¿Es genético, es instinto, talento para el mal, cobardía, odio, venganza…?

Es todas esas cosas. Al igual que las reglas del Contrapunto y Fuga se han establecido a partir del análisis de las Fugas de Bach -quien nunca lo estudió porque en su tiempo no existían- las reglas de la ingeniería acosadora se han elaborado a partir del comportamiento de los acosadores..

Tampoco hace falta que concurran todos esos talentos en la misma persona, para eso se asocian.

Acoso de cine

Hay películas en las que el acosador se sale con la suya y jode bien jodida a su presa. Eso ocurre, literalmente, en Mientras duermes. La jode en plan te fastidio como quiero, y la jode en plan te follo como me da la gana. Incluso el tipo, en un momento dado, dice: Hay que ver cómo resiste, lo que está aguantando la pobre. La policía, no sé cómo lo hace, no se entera de nada. Sí, tiene sus sospechas, se pone gallito, le mira un poco mal, sube un poco el tono… pero nada de esposas, ni interrogatorios, ni detenciones..

En realidad la película es puro Tavistock

Mozart

Mozart fue acosado, aunque nadie lo haya llamado así. A Mozart no siempre lo trataron como se merecía. Quizás de otro modo hubiera vivido más años ¿A dónde habría llegado con su obra? Nunca lo sabremos

*****

Todas estas características son aplicables a casos de mobbing o acoso en el trabajo; bulling o acoso escolar; acoso de pareja; o acoso organizado, en cualquiera de los entornos en los que desarrolle su vida el acosado. Están basadas –además de en la propia observación- en trabajos de personalidades estudiosas del tema, tales como Iñaki Piñuel y Zabala, Marie France Hirigoyen, María José Edreira, González de Rivera, Adams y Crawford, Wyatt y Hare, los cuales han estudiado temas como la fenomenología del acoso moral, la personalidad narcisista, la mediocridad inoperante activa, etc. los cuales se pueden encontrar en Wikipedia y en Internet en general. En algunos casos están reproducidos de forma literal.

 

Adaptación para blog de un fragmento de mi Sin Paredes, parte II